· 

Los líos de los epígrafes del IAE

Los líos de los epígrafes del IAE

Estar dado de alta en un epígrafe del IAE te va a marcar qué impuestos tienes que presentar. Y aquí vienen los líos. Porque algunos son tan parecidos que se diferencian por muy poco. Además tienes el mayor lío de todos. Saber si el epígrafe del IAE de tu actividad es empresarial o profesional.


No te creas que como ya has pasado por ese momento de elegir un epígrafe y ya estás dado de alta esto no va contigo.

 

Es al revés ¿estás en el epígrafe correcto? El epígrafe del IAE trae muchos líos. Pesadillas diría yo. 

 

Elegir un epígrafe ya de por sí es algo complejo. Porque hay cientos, y muchos de ellos se diferencian por algo tan mínimo que te puede parecer igual.

 

Otra cosa es que además los mismos epígrafes se repiten si eliges ser empresarial o profesional.

 

Así que lo mejor empezar por el principio. Estar dado de alta en un epígrafe del IAE significa que tendrás obligación de unos impuestos u otros. Algo que parece obvio pero no sé si lo tienes tan claro. Porque luego vienen notificaciones de Hacienda que te quedarás atónito, por no decir de piedra.

 

Para eso mejor no empezar la casa por el tejado. Poco a poco para evitar cualquier lío de esos que son tan fáciles de meterse en uno como una cruz en una casilla. ¿Sabes para qué sirve el modelo 036/037?

¿Qué es un epígrafe del IAE?

Un epígrafe del IAE es una clasificación de actividades de Hacienda a las que se asigna un código. Una vez elegido el epígrafe esa es la actividad que vas a desarrollar en tu proyecto o negocio. Sobre esa actividad podrás facturar a tus clientes y podrás deducir gastos.

¿Quién eres? ¿Empresarial o profesional?

Los epígrafes del IAE están divididos en empresarial o profesional. Y yo qué sé pensarás. 

 

Aquí es donde tienes que tener más cuidado. Tener muy claro en qué epígrafe estás dado de alta o lo vas a hacer.

 

Y sobre todo qué implica ser empresarial o profesional. Quizá la línea que separe uno y otro sea muy fina. Pero para Hacienda es un si o no. Sin medias tintas.

 

Esto se traduce en obligaciones de impuestos. Y líos, muchos líos si estás de alta en un epígrafe que no se corresponde con lo que haces.

 

Por si acaso:

  • Empresarial: si para el desarrollo de tu actividad tienes trabajadores o un local.
  • Profesional: si no tienes ni trabajadores ni local.

Puedes pensar que para ser profesional debes tener un título o se te vienen a la cabeza los más fáciles como abogado, médico, arquitecto, ingeniero, etc. Pero también se incluyen por ejemplo informático, traductor, esteticista, maquilladora, masajista, etc.

El gran lío de los impuestos y el epígrafe del IAE

Bueno ahora qué ya sabes lo que es un epígrafe del IAE y de qué van las activiades empresariales y profesionales toca pensar en los impuestos.

 

Y aquí es es donde está el lío.

  • Si eres profesional: tienes que emitir tus facturas con retención de IRPF si tu cliente es otro autónomo o empresa dentro de España. A partirculares no, a facturas de fuera de España tampoco. Además te libras de presentar el modelo 130 si al menos un 70% de tus facturas son con IRPF. ¿Sabes si la factura que emites a tus clientes lleva retención?

 

¿Ves la diferencia? Ahí está la clave. Mira bien en el modelo 036/037 en qué epígrafe estás dado de alta. Con calma. Puede parecerte algo sencillo.

 

¿Qué pasa si te equivocas y lo haces al revés? ¿O un poco de esto y aquello?

 

Te cuento con un par de ejemplos muy, pero que muy frecuentes:

 

 

1)  Pensar que como eres autónomo eres profesional y te pones a emitir facturas a todos tus clientes que son otros autónomo o empresas con retención de IRPF.0

 

Luego resulta que tienes una actividad empresarial ¿qué haces? Esas facturas no llevan retención. Estás dejando de ingresar todos los meses ese dinero. Así de sencillo.

 

No te preocupes porque no lo has perdido. Luego en la declaración de tu Renta te lo devolveran dependiendo de tus circunstancias personales.

 

 

2)  Pensar que como estás emitiendo al menos el 70% de las facturas con retención de IRPF no tienes obligación de presentar el modelo 130.

 

Pero si tu actividad es empresarial no te queda otra que presentarlo. Por muchas facturas que tengas con retención. No te libras.

 

En estas dos situaciones seguramente no te has dado ni cuenta qué implica tener una actividad empresarial o profesional.

 

Y seguro que ni has visto esa pequeña cruz en la obligación de presentar el modelo 130.

¿Qué te parece los líos que puede traer un epígrafe del IAE? ¿Sabías todo lo que implica? ¿Has revisado el modelo 036/037? ¿O te vas a dar de alta y ya sabes cómo hacerlo?

Cuéntame, me encanta recibir tus comentarios.


Aprovecha ahora para saber más cosas relacionadas




Escribir comentario

Comentarios: 0