· 

Cosas que no puedes deducir como autónomo

Aquí tienes las cosas más frecuentes que no te puedes deducir como autónomo. Algunas seguro que lo sabías, otras no tanto. Aprende ahora y descubre los gastos que no puedes deducir.


Todo el mundo habla de los gastos que te puedes deducir como autónomo. Pero estaría más claro si tienes una lista de lo que no puedes deducir ¿no?

 

Porque quizás estés incluyendo en tus impuestos cosas que no deberían ni aparecer.

 

Si los incluyes Hacienda puede pensar que te has vuelto loco o que es un intento a la desesperada a ver si cuela.

 

¿Quieres ver los gastos que no puedes deducir como autónomo?

 

Una cosa, si te sientes identificado con alguna de las situaciones seguro que es pura casualidad. Por lo menos a partir de ahora sabrás lo que se puede o no deducir como gastos de autónomo.

Gasolina del coche, llenando el depósito cada hora

Como autónomo lo más fácil es pedir facturas de la gasolina. Sobre todo si por tu actividad no tienes muchos otros gastos.

 

La gasolina del coche sí se puede incluir pero no toda...

 

Solo se puede deducir el 50% porque Hacienda establece que ese coche también lo utilizas para tu vida personal.

 

Pero hay casos como el recopilador compulsivo de gasolina. Tantas facturas que parece increíble que en un mismo día llene el depósito varias veces siendo la actividad por ejemplo de diseñador gráfico. Esto es porque todos los de la familia se dedican a pedir las famosas facturas.

Comida va, comida viene

Según la nueva ley de autónomos puedes deducir gastos de dieta y manuntención por 26,67 euros al día.

 

Aquí se mezcla con las llamadas comidas con clientes. Esto da mucho juego.

 

Tener tantos tickets y facturas como para llenar una caja significa que tienes cientos de clientes o que ese cliente es un aprovechado que se pasa la vida comiendo contigo.

 

O más simple que no tiene nada que ver con clientes. Pedir la factura en el restaurante cuando quedas con los amigos o la familia justo en domingo tampoco vale.

 

Sería el ¿para qué voy yo a comer en casa? Pero ni comer ni cenar ni desayunar. Ningún día. Todos los días los mismos tickets. Siguiendo con el ejemplo del diseñador gráfico o tienes montado el coworking en la cafetería o da qué pensar. Si fuera real tu negocio está perdiendo dinero por este agujero.

Un ticket, dos tickets, mil tickets

Lo de ir corriendo a todas partes, lo de la pereza tremenda de pararse a pedir una factura a tu nombre, es normal. No eres el único.

 

Lo que pasa que los tickets sirven para poco. Para poder deducir ese gasto necesitas una factura. ¿Por qué? Si te fijas en ese ticket no figuran tus datos y seguramente pondrá eso de "IVA incluido".

 

Así no vale.

 

Si además tus gastos se componen de dos o tres facturas y el resto son un montón de tickets pues dará qué pensar. Normal no es.

 

Significa que estás pagando todo esto y que tus impuestos saldrán a pagar por no poder deducirlos.

 

El IVA de los tickets no se puede tampoco deducir. No te lo inventes ni intentes averiguarlo.

 

Mira aquí qué hacer con el IVA de los tickets.

 

El curioso caso del coleccionista de tickets supone que guarda esos pequeños papeles cual tesoro y seguro que piensa que menudo dineral me voy a deducir. Parece más increíble aún que llene el cajón de los papeles con estos tickets algunos apenas legibles porque están hechos de papel térmico y acaban por borrarse.

Llenando la nevera en el súper

Como autónomo al fin y al cabo eres como cualquier persona. Y eso de abrir la nevera y que haga eco pone de los nervios.

 

Seguro que vas a ese súper al lado de casa. Además por aquello de hacer las cosas bien esta vez te paras y pides la factura a tu nombre.

 

Los gastos que deduces son los que están relacionados con tu actividad. A no ser que tengas un bar, que la compra sea por ejemplo de café para la oficina, o una tienda de alimentación aquí sí que no pierdas el tiempo en pedir la factura.

 

No te sirve para nada. Hacienda va a pensar que no cuela esa factura que tiene desde filetes hasta el champú del pelo. ¿Vale?

 

Este caso sería el de yo me lo deduzco todo, pero de todo. Y no una ni dos facturas. Cada vez que va al súper pide la factura. Ahora que ya lo has descubierto pasa del súper, perdona, sigue yendo pero sin que tenga nada que ver como autónomo.

No tengo nada que ponerme, me voy de compras

Me voy de compras o si eres más del online un ratito por Internet. En esto de la ropa sí que no hay ni porcentaje de deducción.

 

Si eres autónomo solo puedes deducir la ropa si son uniformes y llevan el logo.

 

Ni con factura tampoco. ¿Quieres ver las claves para deducir la compra de ropa?

 

Aunque necesites llevar una ropa determinada para el desarrollo de tu actividad no es deducible. Ni siquiera la chaqueta si eres por ejemplo un abogado.

 

Así que si cuando abras el armario ves que te haría falta algo ya sabes, como una persona cualquiera.

 

Aquí no hay mucho curioso caso. O no. Depende. Si por desconocimiento incluyes esa chaqueta o ese conjunto que te has comprado para un evento no se puede deducir. No hay mucho más.

Cuidando el cuerpo

Ahora está muy de moda eso de andar, correr, gimnasio, pilates. Y está muy bien. Pero esto es lo mismo que antes. 

 

Piensa ¿de verdad es absolutamente imprescindible la cuota del gimnasio para el desarrollo de tu actividad? Sí, que te sirve para desconectar, que te quedas como nuevo, si ya lo sé.

 

Los gastos tienen que estar relacionados con tu actividad y ser necesarios para la generación de ingresos.

Mis hobbies y yo

Quizá eres de los que te gusta desconectar jugando en la consola que para eso no hay edad, o leyendo libros, o yendo al cine, o... lo que prefieras y te guste.

 

Pero estos gastos poco tienen que ver con tu actividad, con ser autónomo.

 

Aquí se aplica la misma historia. Si no están directamente relacionados con tu actividad esos gastos no son deducibles.

 

La última novela policiaca (si es lo tuyo) no es deducible. Si sería deducible un libro para formarte en cualquier aspecto para tu actividad.

 

Porque los gastos de formación van aparte.

 

Tampoco los juegos que te compres

 

Esto último te puede parecer absurdo pero cuando no tienes apenas gastos que deducir la imaginación hace que des por bueno cosas que no lo son.

Estos son las cosas más frecuentes que no te puedes deducir como autónomo. Pero la vida y cada uno hace que sean muchas más.

 

¿Tienes más claro lo que no te puedes deducir como autónomo?

Cuéntame, me encanta oírte y recibir tus comentarios.


Descubre ahora más cosas relacionadas




Escribir comentario

Comentarios: 0