· 

¿Se pueden deducir gastos de cafeterías como autónomo?

Se pueden deducir los gastos de cafeterías como autónomo

Deducir los gastos de cafeterías y restaurantes como autónomo es algo muchas veces complicado. Sólo hay que seguir unas pequeñas claves ¿Quieres verlas?


Como autónomo seguro que muchas veces vas a cafeterías, restaurantes, bares. A comer, picar algo o tomar un café.

 

Allí te darán un ticket. Ese pequeño papelito que te lo guardas para poder deducirlo luego en tus impuestos.

 

Pero para deducir esos gastos de cafeterías siendo autónomo hay que seguir unas pequeñas claves. No siempre es deducible.

 

No consiste en coleccionar tickets por todas partes. Mira ahora algunas claves fundamentales para poder deducir esas comidas como autónomo.

 

Piensa que las comidas, cafés, y demás gastos de restaurantes y cafeterías son deducibles al igual que el resto de tus otros gastos si son para el desarrollo de tu actividad.

Qué hacer para deducir los gastos de cafeterías siendo autónomo

1. Importe.

Para deducir los gastos de restaurantes y cafeterías como autónomo el importe máximo al día es de 26,67€. Si viajas al extranjero puede ser hasta de 48,08€.

2. ¿Ticket o factura?

Siempre debes pedir factura. Para deducir las comidas como autónomo no valen tickets, facturas simplificadas, recibos, etc.

 

¿Qué es una factura? Quizá te pueda parecer muy básico pero por si acaso. Para que sea factura debe contener los datos de quien emite, tus datos que eres quien la recibe, fecha, número, base imponible, tipo de IVA, importe de IVA y total.

 

Si falta algún dato de estos entonces no es una factura. ¿Sabes qué hacer con el IVA de los tickets?

 

Así que aunque te tomes un café pide la factura. Si sólo tienes ese papelito tipo ticket no te va a servir para nada.

3. De establecimientos de hostelería.

La factura debe ser de un bar, restaurante, cafetería o similar. Es decir, hostelería.

 

No vale si te compras un sandwich en una tienda o compras algo en un supermercado para hacerte un bocata. Tampoco esas botellas de agua que compras en la gasolinera por ejemplo.

4. ¿Cómo pagar?

El pago debe ser por medios electrónicos: tarjeta o cualquier sistema que tenga constancia en el banco.

 

No vale pagar el café en efectivo. A partir de ahora que no te de apuro sacar la tarjeta para pagar aunque sean importes muy pequeños.

5. ¿Dónde? ¿De cualquier sitio?

Tiene que ser de fuera del domicilio de tu negocio o personal (si trabajas en casa).

 

Puede resultar absurdo. El cliente al que realizas la visita puede estar en tu localidad. Precisamente porque te ha elegido por la proximidad. Y es muy normal el decir "¿nos tomamos un café?" Algo bueno y positivo que crea lazos profesionales. Pero no vale. Ya ves.

6. ¿Todos los días?

Aplica el sentido común. Si tienes una factura de cada día de la semana no va a ser posible deducir ese gasto de cafetería siendo autónomo. No podrías justificar que tienes un cliente para cada día.

 

Tampoco si esa factura es de vacaciones. Que esto lo notan y mucho. Por ejemplo ¿qué haces invitando a diez personas supuestos clientes al borde del mar un sábado en pleno mes de agosto?

 

Porque lo más importante es que cualquier gasto que deduzcas como autónomo tiene que ser para tu actividad. Mira aquí qué es un gasto propio de tu actividad.

¿Sabías que puedes deducir los gastos de cafeterías y restaurantes como autónomo? ¿Tienes más claro cuáles son las claves?

Cuéntame, me encanta recibir tus comentarios.


Esto también te va a gustar




Escribir comentario

Comentarios: 0