7 Claves para hacer facturas de autónomo o freelance

Claves para hacer facturas autónomo o freelance

Como autónomo profesional o freelance hacer una factura a un cliente es algo que puede parecer sencillo. Pero es mejor tener todas las claves para cobrar y ver el ingreso cuanto antes ¿no? Descubre cómo hacerlo más fácil.


Cuando envias la factura a tu cliente es un momento de satisfacción de ver el trabajo bien hecho y estar casi a punto de cobrar. Al fin y al cabo de algo tienes que vivir y no puedes darlo todo gratis.

Pista 1: Consigue los datos de tu cliente antes de prestar el servicio

Seguro que como profesional o freelance te metes en el dar el mejor servicio y te pones a trabajar como un loco. Puede que te dé apuro pedirle los datos para hacer la factura sin siquiera haber acabado.

 

Pero si no lo haces cuando acabes te tirarás unos cuantos días para conseguirlos. Y para ti lo más importante es enviar esa factura a la velocidad del rayo. Sin esos datos no podrás hacer la factura y te quedarás paralizado.

 

¿Qué datos necesitas?

  • Nombre y apellidos si es autónomo o nombre de empresa.
  • NIF.
  • Domicilio fiscal.

Así que invéntate cualquier cosa. Que llevas unas fichas y tienes que actualizar datos. Es un ejemplo. Búscate la excusa que quieras.

Pista 2: No te retrases nunca en enviar la factura a tu cliente

Es muy normal que una vez que acabes de prestar tu servicio, el que sea, te metas en la rutina que te arrastra día a día. Y no encuentres un momento para hacer la factura al cliente.

 

Si no envias la factura no esperes milagros de ver el ingreso en tu cuenta.

 

Lo sé. Como profesional o freelance estas cosas de los papeles son las que más pereza dan. Pero si son tus ingresos, tu forma de vida, no lo demores.

 

Es tan importante prestar el mejor de los servicios y que tu cliente quede encantado contigo como enviar la factura. Además piensa que das sensación de seriedad y te situas más como profesional.

Pista 3: Al cliente no le puede quedar ninguna duda de cómo pagar tu factura

Al contratar tus servicios la forma de pago debes indicarla claramente.

 

Si como freelance estas cosas te dan más apuro lo mejor es que simplemente envíes un email al cliente comentando una serie de temas y uno de los puntos sería cómo pagar la factura.

 

De todas formas el truco que nunca falla es poner tu forma de pago en la misma factura. Así no hay malos entendidos de esos de "ah, pues no tenía tu cuenta para hacer la transferencia".

Pista 4: Revisa el importe

¿Has tenido que hacer más cosas de las que habías hablado? ¿Al final ha sido más trabajo? Estas situaciones se producen más de lo que quisieras. ¿No has tenido algún cliente que te ha contratado para hacer algo y una vez puestos te has visto trabajando en mucho más chupando todo tu tiempo?

 

Si te ha pasado solucionarlo no es fácil. O sí. Depende de algunas cosas. De tu carácter, de si estás empezando, de lo buen cliente que es que por dar más no pasa nada.

 

Y algo más que frecuente es que verbalmente hagas un descuento, o un "te lo dejo en tales honorarios". Luego pasa el tiempo y no consigues acordarte del importe que pactaste. Lleva una buena organización porque si no tu cabeza no da para más.

 

Casi ningún cliente será tan bueno que te diga "te has equivocado, es más el importe de la factura".

 

Revisa bien porque si el importe es mayor s´`i que le van a saltar todas las alarmas,

Pista 5: Anota el concepto

Es importante y obligatorio poner el concepto. No te olvides de hacerlo. ¿Cuál ha sido el trabajo que has realizado?

 

Tampoco hace falta que te tires medio folio describiendo todo con detalle. Sólo una o dos líneas a modo de resumen.

 

Así tu cliente tendrá claro que todo le cuadra a la primera. Ya sabes que hay gente para todo. Evita que se tire dando vueltas unos dias.

Pista 5: Revisa los datos antes de enviar

Una de las cosas más tontas es equivocarse en los datos. Un nombre, una dirección con algún error puede suponer que el cliente te diga modifícala y vuelve a enviármela. Y mientras pasando los días.

 

De ahí la importancia. Claro que tampoco querrás que el cliente vea unos datos que en nada se parecen a los suyos ¿no?

 

Echa un vistazo final a todos los datos.

Pista 6: Haz el cálculo correcto del IVA y el IRPF

A veces hablarás con tu cliente por los honorarios por el importe total. Luego tú tendrás que sacar la base imponible y calcular el IVA y el IRPF.

 

Esto con una fórmula súper fácil puedes calcularlo en dos segundos.

 

Si eres autónomo profesional o freelance lo más normal es que tengas que emitir las facturas con IRPF. Acuérdate que se calculan sobre la base imponible. El IVA se suma y el IRPF se resta.

 

Revisa al menos dos veces las sumas y restas porque no vaya a ser que exista algún error. Se retrasaría el pago y quedarías como poco profesional.

Pista 7: Ten cuidado con la numeración

Esto no tiene nada que ver con tu cliente. Más bien con Hacienda. ¿Sabes que los números de tus facturas tienen que ser correlativos y secuenciales en el tiempo?

 

Vamos que no vale emitir una factura por ejemplo nº 10 con fecha 15 de diciembre y luego poner la siguiente nº 11 con fecha 4 de octubre.

 

Tampoco dejes huecos o saltos en la numeración. Si falta un número de una factura no podrás demostrar a Hacienda que no existe. Te dirán que no la has declarado. Y como esto va de facturas de ingresos significaría que no has pagado el IVA o no lo has incluido en otros impuestos

¿Y tú cómo haces para que te salga la factura perfecta? ¿Utilizas algún truco para cobrar antes?

Me encanta recibir tus comentarios ¿me cuentas y compartes?

Ahora puedes ver más cosas relacionadas






Escribir comentario

Comentarios: 0