No mezcles tus gastos personales con los de tu empresa

Mezclar gastos personales con los de empresa

Si mezclas tus gastos personales con los de tu empresa te acabará explotando. Porque una cosa es tu vida personal y otra la de tu actividad económica. Separa tus gastos personales de los de la empresa. Evita problemas con Hacienda y ten las cosas claras a nivel personal.


Si eres autónomo o estás tu sólo en tu empresa lo manejas todo a tu aire. Esto es más que lógico. Con esa forma tan tuya de gestionar, idear planes, hacer cosas para ir avanzando. Eso es bueno, muy bueno. Es el alma de la empresa.

 

Quizá no te habrás planteado que no es muy normal cargar el recibo del colegio de tus hijos en la cuenta de tu empresa. O el recibo del seguro del médico personal. O el del gimnasio a donde vas todos o casi todos los días.

 

Esto Hacienda no lo ve con buenos ojos. Tienes un lío en tu empresaPero también en tu vida personal. 

 

Porque no solo es Hacienda. Llega un momento en que no sabes si ganas o pierdes con tu negocio.

 

No sólo cargas recibos que no corresponden por mucho que intentes justificarlo con mil papeles si no que además cada vez que necesitas liquidez tiras del saldo de la empresa. Transferencia va, transferencia viene, de la cuenta de la empresa a la tuya.

 

En el concepto pondrás "a cuenta de" o "para gastos" pensando que así está suficientemente justificado.

 

Quizá también tienes una tarjeta que la usas para todo. Para comprar folios para la oficina pero también para comprar ropa para tus hijos que por cierto también metes como gasto. O para irte a cenar, comer y desayunar.

 


Incluso puede que estés pagando la hipoteca o el alquiler a través de la empresa o de tu actividad como autónomo.

 

Tu confusión puede haber llegado a un paso más allá. Quizá has pensado que todos los ingresos son para tus cosas que para eso es tu empresa o tu actividad.

 

Pero si lo piensas despacio es un sí y no. No hay más socios, estás de autónomo tú solo, así que tuyo es. Sin embargo si no dejas liquidez a la actividad puede haber un problema. Y al final repercutirá en ti mismo porque es tu medio de vida.

 

Sin contar con el problema que puede suponer con Hacienda que en caso de inspección van a empezar a quitar todas esas facturas.

 

Te puedo contar experiencias, historias de primera mano. Cosas que he visto en mi relación con muchos empresarios y autónomos.

Pablo

 

Pablo tiene una empresa. Cada vez que recibe el ingreso de un cliente coge literalmente todo el efectivo y se dedica a llevar una vida de lujos, que eso es lo de menos si se lo pudiera permitir.

 

Lo peor es que a los pocos días de cargar en la cuenta de la empresa, viajes, hoteles, cenas, copas, billetes de avión, comidas diarias, entra con el saldo negativo. Comete varios errores.

 

Primero deducir todos esos gastos lo que en caso de una inspección de Hacienda va a tener problemas. Luego creer que la empresa existe solo para proporcionarle ese tipo de vida.

Jorge

 

Jorge tiene otra empresa. Por la cuenta del banco pasan todo tipo de recibos, saca dinero del cajero cada dos por tres para sus cosas, hace transferencias diarias a su cuenta personal.

 

También deja al negocio sin liquidez ninguna, incluso siempre paga sus propios temas por encima de la empresa. 

 

Piensa que cada ingreso de cada cliente es para pagar algo suyo personal, como la luz y el alquiler de su casa, incluso a la asistenta.

Elisa

 

Elisa en su negocio intenta deducir también casi todo. Hasta mete la reparación de la piscina de su casa.

 

O este verano en un viaje a Canarias en pleno agosto mete hasta las cervecitas del chiringuito de la playa.

 

Por lo menos no se trae ese lío con la cuenta del banco y no mete sus cosas personales. Lo que tiene es un lío por pensar que las comidas de todos los domingos son deducibles.

Ninguno se ha asignado una nómina. Aseguran que la empresa no da suficientes beneficios para una nómina y se quejan amargamente de ello.

 

Pero si te fijas ya cuentan con ella y no se han dado ni cuenta, el colegio de los niños, las comidas de los domingos, la ropa, etc. Esto es parte de la nómina ¿no crees?

4 Razones para separar tus gastos personales de la empresa

Es mejor que no mezcles tus gastos personales con los de tu actividad. Por muchas razones.

 

1. Hacienda sólo permite deducir gastos que sean propios de tu actividad económica

El colegio de tus hijos, la compra del super, la ropa, las copas con los amigos, etc. no entran. Por mucho que tengas justificantes, incluso facturas. No valen.

 

2. No sabrás si ganas o pierdes, siempre estarás con la duda y haciendo mil números.

La Cuenta de Resultados de tu empresa debe ser clara, exacta y no debe incluir ni un solo gasto personal.

 

3.  Estás adaptando un sistema de vida personal irreal al no tener nómina ni sueldo y retirar efectivo cada vez que lo necesitas, incluso a diario.

 

Esto en el caso que la empresa o tu actividad dé suficientes beneficios pero cuando pasa malas rachas al intentar seguir queriendo retirar los mismo, cargando idénticos recibos personales vendrán los problemas.

 

Porque como si de un espejismo se tratará todos los ingresos de tu negocio acaban pagando tus cosas por encima de la empresa.

 

Hay muchos, tú no, que llegan a pensar que esta forma de vida es normal para todo empresario o autónomo. Y a ti con todo lo que te cuesta sacar tu negocio adelante seguro que piensas que eso está fuera de la realidad.

3 Sencillos consejos: no mezcles

1. Ponte una nómina para retirar todos los meses siempre la misma cantidad.

Así por la empresa no pasaran tus gastos personales y además te adaptarás a un ingreso fijo, como hace todo el mundo, empresario o no. Dependiendo de los ingresos de la empresa, puede ser más alto o más bajo. Aplica el sentido común. 

 

2. La empresa debe tener liquidez para afrontar su propia vida. 

No chupes todo o prácticamente todo su saldo fijándote una retirada mensual desproporcionada. Aprende a adaptarte en las malas rachas. No ahogues tu negocio. Entre otras cosas porque es tu medio de vida. 

 

3. Deduce en la empresa sólo los gastos propios de la actividad.

Evita cualquier gasto de tu vida personal. Aprende a vencer la tentación de cargar un recibo personal o utilizar la tarjeta de la empresa porque en un momento dado te resulte más cómodo.

¿Cómo lo haces tú?  ¿Metes gastos personales en tu empresa?

Estoy deseando recibir tus comentarios, me encanta oírte.


¿Te gustaría saber más cosas? Aprovecha ahora en un segundo




Escribir comentario

Comentarios: 0